26/2/12

Me daba igual la tarde, de Sergio Escribano


Me daba igual la tarde,
el niño del semáforo en la mano de su madre,
que hubiera tropezado con el perro
y que el perro se aguantara la meada hasta llegar al parque.
Me daba igual, yo ya me iba.
Me daba igual también el ejercicio de mi ojo deformado,
colorear metáforas sobre el paso de peatones,
el parque cutre, asalvajado, matorrales con su gheto cultural,
somos salvajes. No eres mi patio.
Yo ya me iba y me da igual,
no tiene sentido cuidarte, aunque imagine que me gustaría
 
un bucle ilimitado de caricias y sonrisas y bocados y momentos de     ................................................................................../la vida imaginaria
que crucemos o cruzamos.

No me da igual, pero me iba.
Se ha retirado el equipo productor de los guiones
que empuñaba en el intento de conquista de tu mente
y se dedican al ejercicio artesano
del sketch publicitario.
No es que hicieran a disgusto su trabajo,
es que yo ya me iba, no soy de viajar cargado
y no me gusta dejar nada para nunca.
Yo no padezco nunca.

Somos salvajes.
No espero nada, yo ya me iba.
Y tú no esperes nada, nunca, de mí.



          _____________________________________________________________________
Audio experimental

2 comentarios:

  1. A pesar de todo lo dicho, espero.
    Yo sí espero.

    ResponderEliminar
  2. yo también, espero.

    ResponderEliminar