9/3/13

SÓRDIA Y DROGADA, Nº13



Especial Aniversario

Bienaventurados los malditos, los malignos, los sucios, los dragones de ojos rojos, los caídos, los olvidados… pues suyo es el reino de la locura. Bienaventurados y bienvenidos. Nuestra revista desprende el olor de los vagabundos arraigados al asfalto. Pero no somos vagabundos, y eso nos da un aspecto más infectado, más ambiguo. Sí, sí, ¡ambiguo! ¿Vais a pegarnos?

Desconfiad de nosotros, no os prometemos nada. Pero escribidnos, escribidnos cuando vuestros pensamientos se tropiecen ante la duda de si querer o despreciar la (de)-generación-social de nuestra época. No odiamos ni amamos nada en concreto, se nos hace extraño hacer juicios de valor sobre las cosas, también sobre las personas. ¡Nihilistas!, nos llaman…. Como quieran, pero nosotros desconfiamos de las palabras del siglo XIX y, por tanto, de sus ideales. Coño, en realidad, desconfiamos de todos los ideales y eso forma parte de nuestro irónico romanticismo.

No somos narradores, sino históricos; no somos escritores, sino gente que escribe; no somos poetas, sino jóvenes con impulsos desordenados a la hora de empuñar un bolígrafo. Tenemos la mirada con todos los colores del mundo, pero miramos a algo concreto, al ser humano, y nos divierte ver la desmesura de su altura y bajeza.

Nuestra nausea es estética porque encontramos al vómito estético.           
Escríbenos, léenos u olvídanos sin sentirte mal por ello, es simple, enciérranos en la palabra malditos, en la palabra sucios, en la palabra nihilistas, y, luego, tira la llave. Pero si lees alguno de nuestros textos y sonríes, quizá, seas un bienaventurado.

Contenidos:







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada